9/07/2012

ÉXODO

07/09/12



Un camino largo y sin delimitación se perfila en el horizonte. Solitaria... camina Matilde. 
Como símbolo de la erranza queda, sólo, su silueta.

CARTA A MATILDE
 


"Matilde, si pueden influenciar, en algo, mis palabras que están viajando hacia ti  y que espero las leas y tomes consciencia de tu decisión antes de atravesar la frontera, pues, sea bienvenida mi inspiración.

Emigrar, es partir, es viajar, es perderse y no encontrar jamás el camino de regreso. Hay muchos epítetos para designar el fenómeno socio-económico de estos últimos tiempos: fenómeno migratorio, generaciones del exilio, hijos del desarraigo,peregrinos del mundo, éxodo forzado, éxodo voluntario, etc. 

Pero son los entes, como tú y yo, inmersos en estos éxodos, quienes ocupan estas líneas. Te hablo en nombre de las miles de personas que caminan como zombis por ciudades industrializadas, bajo las sombras de los rascacielos. 

Te contemplo... veo que estás cargando un pesado equipaje, pero más pesado aún, es el equipaje que llevas dentro de tu corazón. Tu hora cero está presente. Tu pueblo, pronto se quedará sin tu amada y perfumada sombra. 


 El ser humano es  nómada por naturaleza, mucho más cuando los poderes de turno que gobiernan el país, son abusivos y no dan garantías para el buen convivir ciudadano. Cuando campea la corrupción, el saqueo a mano abierta, los "encorbatados" con revólver en mano. Cuando se vive en un país donde no existe la equidad y los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres. Donde cada uno jala para su molino sin importarle la miseria humana. Donde la religión no es sino un escudo que disfraza las intenciones malévolas de los come hostias. Donde la mentira la reparten como si estuvieran dando alpiste a los pájaros, ausentes de raciocinio. Así,  aunque nadie te expulse, tú misma lo haces, prefieres tu dignidad antes que caer en el corrupto sistema.


Quizás hoy, ya estés viviendo la distancia y lejanía de tu Patria. Habrás cubierto de memorias todos los andenes del pasado... pronto serás pájaro errante.


Este es el siglo de las luces y descubrimientos, tus ojos se embriagarán con otros paisajes, mejores que los de tu país. 

Vivimos en constantes migraciones, "desde que Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso", el ser humano no cesa de emigrar.
Unos emigran del continente, otros del país, de la provincia, de la ciudad, del pueblo, de sus casas, de sus hogares etc.etc. 

A estas horas, si ya te has ido, debes ser un número más en el país industrializado donde te encuentres. Matilde ¿acaso tú, serás tú misma? Tú, fusilaste corazón y alma al firmar el pacto de la erranza. Te alejaste dejando un cordón de presagios y murallas silenciadas. Tú que al embarcar tu cuerpo en alto viento, sellaste el adiós  para siempre y te fundiste en el peregrinaje eterno.



Cuando se llega al nuevo destino, todo embelesa... la ciudad con sus cristales y su magia nos invade con el perfume y colorido de lo extravagante. Diríamos que nos obligamos a drogarnos con este nuevo paisaje, con  las  nuevas  preocupaciones y expectativas para no caer en la angustia y desesperación del desarraigo.

Pero al cabo de unos años, todo se transforma en conflicto, en dilema y comenzamos a mirar el retorno como tabla de salvación. El mundo sorprendente que nos maravilló comienza a apagar sus luces y a proyectarse en nuestras mentes las imágenes del pasado. Incluso, aun cuando hayas triunfado en el país de adopción... mismo si te has integrado al sistema y gozas de muchos amigos... llegará un momento en que la nostalgia te atrape y suba como venenosa hiedra por tu garganta...asfixiándote. 

Todo se vuelve un mal sueño, estamos en un circo en donde pronto acabará la función y regresaremos. SI, regresaremos, pero ¿a dónde? ¿A nuestra Patria...? NO! nuestra patria también será un país extraño. Lo triste ya no se encontrará acá sino en tu propio país donde regresarás a recibir la caricia de tu sol tropical, pero la mayoría de amig@s y familia que tú amabas, ya no estarán. Se habrán exiliado al país de los muertos o a tierras, también lejanas.