6/17/2013

¡ ARDE LEÑO MÍO !



¡ ARDE  LEÑO MÍO… !

Este leño que conozco de hace tiempo 
Desde ahora... desde siempre
Se quema en azuladas llamas 
Por la piedad del mundo
O por su amor nunca quemado.

De su fuego brotan chispas, las estrellas
Divagando por las altas rosaledas del espacio
¡Cantan, giran, se retuercen, dan un grito
Y se apagan en el aire!

Clama al cielo en estertor de lucha
Y entre ramas y virutas de su corazón en flamas
Despide luceros arrogantes 
Lanzados del ímpetu de vida.


Al tocarle sus aristas chirriadoras 
Unas quemadas…otras ardiendo
Se remece el calor en sus entrañas.

Foto tomada de Internet.

Se inflama...se revienta...se hace añicos
Crepita desde el fondo de su esencia
¡Vuelve el fuego! Fuego lento, marcha calma
Cocuyos cual rubíes vibrando al son de la fogata.

Nunca fue brasa, quema impía en la floresta
Siempre asta, blasón, límpido estandarte
De la proa del barco en las tormentas
Fue timón, guía y camino en las noches sin estrellas.

Este mismo leño de hace tiempo
Que de tanto mirarlo en los cristales
Se ha hecho raiz, tronco, savia de mi mismo
Es el leño reacio de mi vida.

¡Arde leño mío! Arde con tu luz fuego de astro
Arde con el bálsamo que arrojas desde adentro
Eleva estrellas en la pira, fuego eterno que da vida y
¡Renace en cada primavera!

Foto tomada de Internet.

Ceciely

Del libro "El Universo de Cristal"                     Protected by Copyscape Originality Check
2003

6/06/2013

HOMENAJE A MI PADRE


Creación de Dominique Dupont

¡PADRE GIGANTESCO!
(Poema inspirado en mi padre antes de su muerte-2006)


¡Este padre gigantesco
Se parece al gran árbol de la vida!
Ora raíces perforando el suelo
Ora ramaje alcanzando el infinito.

La sombra, las hojas, los retoños
De tu esencia en extensión sagrada
Continúan la noble faena
En el peregrinar eterno de la vida.

¡Tus hijos!
Creciendo cual vidas laterales
Oscilando en este aire circunspecto
Poblando los parques terrenales.

Tu esencia, savia interna
Domina circulares leños de tu cuerpo
Y te vas perennizando en las entrañas 
Silenciosas de la tierra.

Tu alma cincelada de nocturnos
De recuerdos y suspiros
Va creciendo etérea cuerpo arriba
Se agiganta, se sacude, extiende su ramaje.

La tierra... ¡Padre mío!
Proclama la savia de tu fruto
Tan querido...tan paterno
Tan abuelo...tan coloso
¡Semilla bien nacida!

Pero tú ¡Eterno padre de los cielos!
No permites que este árbol sea eterno
Y poco a poco con tus manos podadoras
Vas cortando su melena, su tronco, su corteza.

Este padre gigantesco
Se parece al gran árbol de la vida!
¡Aunque Tú, lo profundises tierra abajo
En el cielo cavará otra vez su nido.!

Ceciely

Protected by Copyscape Originality Check

Tomado del libro "Universo de Cristal"