OPINA: ERNESTO RODRÍGUEZ DEL VALLE


                           ¡OH, KEMPIS! (es)
                                     Clicar: Escenificación
        Diferencia en Cecilia Zevallos Petroni          
ante la igualdad del hombre

        Dar término a la lectura de un libro es fácil cuando ésta se reinvierte tranquilamente en efectos sosegados. 

        Pero, cuando se trata de la lectura de un poemario como ¡Oh, Kempis!, terminar su lectura es acabar colgado de una estrella. Y no exagero ni mitifico el acto de leer.

        Cecilia Zevallos Petroni, (Ecuador), muestra un quehacer literario en la poesía -léase lenguaje- que la hace diferente a sus contemporáneos.

        En este poemario, la fluidez, ritmo, limpieza de la sintaxis, la sensualidad y la profundidad lírica del contenido, arrastran literalmente al lector a sumergirse total y pleno en las aguas de la nostalgia imperecedera.

        La angustia existencial de la Humanidad, lo infinito del universo poético que va desgranando de a poco la poetisa para mostrarnos la simplicidad de la complicada vida del Hombre, elaborado en versos libres, invade nuestra espiritualidad de manera avasalladora.

        Cecilia nos adentra a ese mundo, su cosmogonía, para mostrarnos la muerte, la sensualidad del espíritu y como muy bien dice en su prólogo la profesora Victoria Cayuela, "la indignación ante un Dios silencioso." Este poemario, escrito hace ya varios años, se hace vigente en la Literatura actual Hispanoamericana.            
        Su autora lo renueva ahora para darnos a conocer su modo de ver y sentir la parcela habitada de su vida.

Ernesto Rodríguez del Valle 
Escritor - Poeta  
Director-Editor de la Revista Guatiní   
Miami, 11-09-2017


***

Comentarios

  1. Inmenso agradecimiento a ERNESTO RODRÍGUEZ DEL VALLE, quien... con mente lúcida y pródiga imaginación, supo interpretar el intenso drama que habita en el poemario ¡Oh, Kempis! Mi gratitud, también, por haber difundido, esta obra, en la Revista Cultural "Guatiní" que dirige tan acertadamente y se difunde a nivel internacional.
    Un abrazo gigante

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias a todos los Quijotes y Dulcineas por dejarme vuestros comentarios. Perdonen si no puedo responderles individualmente pero quiero que sepan que cada uno me deja un átomo radiante de luz que nutre a mi alma.
Ceciely