2/15/2012

TU NOMBRE


Estando en la riberas de mi ocaso
¡Amado mío! 
¡Me quemas! ... ¡Me calcinas!

Mis poros anegados por tus aguas
No logran silenciar mis llamas
Mis poros aún gritan tu nombre
Sin que tú lo sepas.

Mi sombra aún busca la tuya
En algún rincón de mi alma
Aún no transmutada.

¡Este amor
Es como un Cristo
Que sin ser Cristo
Muere y resucita!

He hurtado al alfabeto
Las letras de tu nombre
Se han clavado cual dardos
En mi mente cristalina.

Se balancean jadeantes 
En columpios de ensueño
En jardines colgantes
En mi pecho palpitante.

Cuando la mar descosa
Sus redes de hielo
Y laven de espumas
Su traje de nácar
Yo iré a la otra orilla
A buscar caracolas
Y esconder en sus vientres
Tu nombre otoñal.

Para que la tormenta por voraz que sea
No borre jamás tu nombre en la sal.

¡Hasta cuando se cansará este mar
de balbucear tu nombre!

Aún el río estilizado
En cada curva que socava
Va esculpiendo tu nombre 
Para que no te olvide.

Después de cada nudo 
Que ciñe su corbata
El río la desata y deja deslizar
Entre los peces
Las letras de tu nombre.

¡Hasta cuando se cansará este río 
De balbucear tu nombre!


Ceciely

Tomado del libro "Murmullos" 
Ediciones  Girouette Bleue-1997
UA-45827102-1